xCuentos.com

Relatos Eróticos - Reales, de fantasía, sexo en grupo y mucho más! Disfruta leyéndonos!

Repo hombre

Nunic

  • Newbie
  • *
    • Mensajes: 4
    • Ver Perfil
en: Noviembre 06, 2019, 07:57:41 pm
Introducción:

                Conseguí más de lo que vine a buscar           



 



            b] Conduje alrededor de 45 minutos buscando la dirección en el formulario de repo. Los pagos de un barco de 17' Glastron estaban atrasados 4 meses y el dueño estaba ofreciendo un gran regalo por su recuperación. Sólo encontré el lugar porque decidí tratar de girar un camino de tierra sin marcar fuera de la carretera principal. En un grupo de árboles había una casa pequeña y un jardín. Toda el área estaba detrás de una cerca de 8' de alto. Me di cuenta de que esto no iba a ser una recogida fácil.



        No vi ningún coche, pero sí vi un gran Shepard alemán tendido justo enfrente del barco. Estaba a punto de anotar esto como una causa perdida cuando me di cuenta de que una joven estaba de pie a un lado de la casa. La camioneta en la que estaba no tenía ninguna marca en ella y decidí arriesgarme con la joven. Me bajé y caminé hasta el frente del patio y le pregunté a la niña si su madre estaba en casa. "No, no está en casa". "Se fue de compras". Así que le pregunté, esperando que la respuesta fuera no, "¿Está tu Padre en casa? Ella respondió: "No, está en el trabajo".



       Las cosas estaban definitivamente mejorando. Le pregunté a qué hora volvería su madre y ella me contestó: "Acaba de irse, probablemente la viste cuando bajaste por Mackey Road". Le pregunté cuándo llegaría su Padre y me dijo: "No hasta que oscurezca, ¿por qué haces todas estas preguntas? Pensando rápido le dije que tenía un cheque para su padre y que necesitaba que él lo firmara. Le pregunté cuándo volvería su madre y me dijo: "Señor, se fue a Walmart. Ella va allí una vez a la semana y va a tardar un rato".



        Esperando que de alguna manera pudiera hacer que me dejara entrar para conseguir el barco, decidí esperar una oportunidad milagrosa. Le pregunté si le importaba que esperara a que regresara uno de ellos.

Ella preguntó: "¿Qué es ese cheque y cuánto cuesta? Le dije que era un reembolso. Miré a mi alrededor apresuradamente en busca de una excusa razonable para un reembolso. Noté varios autos viejos y camionetas con motores medio encendidos y medio apagados. Le dije que era para un motor que su padre había regresado y que era por $500.00.



      Ella pensó por un momento y me dijo que estaba bien que yo esperara. Le pregunté si le importaba que esperara dentro, ya que hacía mucho calor en el patio. Dijo que adivinó que todo estaba bien y me llevó a la casa. La casa no se veía mucho desde fuera, pero era aún peor por dentro. Me senté en el sofá y traté de conversar un poco con la esperanza de poder entrar en la valla, pasar al perro, agarrar el bote y hacer mi escapada.



       Esta joven parecía tener unos 10 años. Tenía el pelo rubio arenoso y no podía pesar más de 80 libras. Llevaba un vestido delgado que tenía flores por todas partes. El vestido era demasiado corto y pensé que probablemente era una mano hacia abajo. Ella ya estaba desarrollando senos y no tenía nada debajo de su vestido para esconder sus pequeñas protuberancias. Me imaginé que serían como un bocado.



        Traté de pensar en maneras de subir el barco para poder lograr lo que había venido a buscar. Le pregunté si le gustaba montar en ese bonito bote de atrás. Dijo que no sabía si le gustaba o no porque su papá nunca la había sacado a pasear en él.

Le pregunté si podía verlo de cerca y me dijo: "Mi papá no quiere a nadie cerca de ese barco y eso la incluía a ella".



       Maldición, ¿cómo iba a hacer esto y salir de ahí? Decidí hacer una pequeña charla y ver a dónde me llevaría eso. Le pregunté si estaba pasando un buen verano. Ella dijo: "Como todos los demás, no hay nada que hacer, excepto vigilar a los niños y esperar". Le pregunté si tenía novio y me dijo: "En realidad no, tengo un chico que me dice que es mi amigo pero que no será mi novio porque soy demasiado joven".



       Le pregunté si realmente le gustaba. Ella dijo: "Supongo que sí, porque él me deja ordeñarlo". Tosí para no reírme y le pregunté a qué se refería. Ella dijo: "Señor del Infierno, ¿no sabes lo que es el milkin? Dije que sí, que sabía que ordeñabas vacas y otros animales. Ella dijo: "Bueno, es lo mismo, pero se lo hago a su pene".



       No podía creer lo que estaba escuchando. Una niña delgada hablando de ordeñar a un amigo suyo. Estaba sentado allí pensando que esto probablemente no era algo fuera de lo común para la gente del campo. No es que esto estuviera tan lejos en el bosque, pero ciertamente estaba fuera de los caminos trillados. Le pregunté cuántos años tenía su amiga. Ella dijo: "Oh, Billy es mayor que yo, trabaja en el refugio de animales". "Es el único trabajo que puede hacer porque es un poco lento, al menos eso es lo que mi mamá dice que es". Pensé que no era tan lento si tiene a esta niña tirando de su pene.



        Tengo que admitir que me estaba excitando toda esa charla sobre el ordeño. Mi "pene" estaba empezando a ponerse duro y me sentía incómodo sentado en el sofá tratando de enderezar mis pantalones.



      Se dio cuenta de mi situación y dijo: "Parece que tu serpiente está tratando de salir de tus pantalones, señor". Luego se rió. Ella me dijo: "Tu guapo y yo te podemos ayudar con ese dólar, eso es lo que Billy me da cuando lo ordeño".



       Le pregunté si estaba segura de que su madre no volvería pronto a casa y me dijo: "Señor, le dije que se había ido a Walmart, ¿qué le parece?



       Le pregunté si mantendría esto en secreto y no se lo diría a nadie. Dijo que lo haría, pero quería el dólar por adelantado. Ella dijo que a veces Billy no tenía un dólar y decía: "Ponlo a cuenta". Dijo que tenía que empezar a recibir los dólares por adelantado para que no la volvieran a engañar.



       Rápidamente saqué un dólar de mi bolsillo y se lo di. Ella dijo: "Bien, señor, recuéstese y déjeme tomar una servilleta y terminaremos con esto". Fue a la cocina a buscar una servilleta. La seguí con mis ojos y me excité más al ver su pequeño culo balancearse en ese vestido tan delgado.



       Noté que justo al lado de la puerta trasera de la pantalla había un juego de llaves colgando de un clavo.

Me imaginé que esas eran las llaves de la puerta y quién sabía a qué más iban, pero vi esto como mi oportunidad de conseguir ese barco.



       Volvió a donde estaba sentada, se sentó delante de mí y me bajó la cremallera. Se metió y trató de sacarme la polla de los calzoncillos. Ella le dijo: "Maldito señor, si te pones blanquitos apretados, no puedo dejar que tu serpiente salga en esas cosas apretadas". Me dijo que me bajara los pantalones y los calzoncillos para poder cuidarme.



       Con mis pantalones y calzoncillos ahora alrededor de mis tobillos ella agarró mi polla y comenzó a acechar arriba y abajo. Ella dijo: "Es una serpiente muy grande la que tiene ahí, señor, es mucho más grande que Billys". Realmente me estaba excitando ahora y disfrutaba viendo su cara mientras seguía teniendo un derrame cerebral. Tenía la lengua pegada a la comisura de la boca y tenía una mirada muy concentrada en la cara. Le dije que fuera más rápido y apretara más fuerte. Su pequeña mano apenas podía alcanzar toda la circunferencia de mi polla y ella estaba tratando con todas sus fuerzas de hacer un buen trabajo.



       Tan excitado como estaba, me di cuenta de que iba a llevar un tiempo a este ritmo. Le sugerí que me sostuviera las pelotas en la otra mano y las masajeara. Sin dudarlo, tomó mis pelotas en su otra mano y comenzó a apretarlas y a masajearlas suavemente. Ella dijo: "Tienes un gran juego ahí, señor, y parece que hay mucha leche ahí dentro". Ella fue más y más rápido y continuó dándome masajes en las pelotas.



      Me di cuenta de que me estaba acercando. Le pregunté si alguna vez había pedido semen. Dijo que sí, pero que no le importaba. Le dije que le daría otro dólar si se ponía la polla en la boca y la chupaba. Ella dijo: "En serio, señor, otro dólar"?



       Se inclinó hacia adelante y se llevó la cabeza de mi polla a la boca. Ella continuó bombeando todo el tiempo y esto definitivamente estaba teniendo el efecto correcto en mí. Sabía que iba a haber un chorro de agua en breve.



        "Eso es, niña, chúpame la verga". "Estás haciendo un gran trabajo, cariño". Me miró y sonrió. Puse mis manos a cada lado de su cabeza y la ayudé con el ritmo. Continuó moviéndose hacia arriba y hacia abajo y estaba chupando suavemente sólo la cabeza. Le dije: "Vamos, nena, puedes chupar más fuerte que eso". Y con eso ella empezó a chupar más fuerte y yo empecé a tirar de su cabeza más abajo en mi polla.



          "Chupa, nena, chupa". "Vamos cariño, ya casi llego". "Oh Dios, eso se siente genial, Baby, chupa más fuerte"! "Bebé más rápido, chúpame la verga". Con eso empecé a chorrear chorro tras chorro de semen caliente en su pequeña boca. Ella se amordazó pero yo la sostuve allí sin querer renunciar a este sentimiento fantástico.



         "Sigue chupando dulzura". "Get it all". "Drena mis pelotas nena, aprieta nena, toma toda mi leche". Continuó chupando y tragando. Su carita estaba roja y jadeaba por aire. Lentamente me fui cojeando en su boca.



         Cuando se levantó se limpió la boca con el dorso de la mano. Sin querer moverme me eché a mirar a esta pequeña zorra. Queriendo más, le pregunté si había algo que pudiera hacer por ella. Ella sonrió y dijo: "¿Qué estás pensando, señor?



         Me senté a mirarla y sonreí. Yo le dije: "Sabes, eso fue genial lo que hiciste por mí. ¿Hay algo que te gustaría que te hiciera?" Ella dijo: "Bueno, a veces cuando Billy juega con mi coño me siento muy rara por dentro". "Supongo que podrías tocar mi pequeño coño".



         Con eso, me senté y la arrastré más cerca de mí. Le metí la mano por debajo del vestido y le metí las manos por la parte de atrás de las piernas hasta el trasero. Ella apretó cada nalga mientras mis dedos hacían un masaje lento. Llegué más arriba y encontré la parte superior de sus bragas. Lentamente las deslicé por sus piernas y vi como caían al suelo.



        Ella se bajó de ellas y se levantó el vestido hasta el vientre. Me senté a mirar a esta gatita sin pelo pensando que esto iba a ser divertido. Con el dorso de mis dedos empecé lentamente a frotar su piel justo encima de esa pequeña raja sin pelo. Se rió y separó más las piernas.



        Me metí el dedo medio en la boca y me lo mojé. Coloqué mi dedo justo dentro del pliegue carnoso de su pequeño túnel de amor. Se puso la barbilla hasta el pecho y soltó un pequeño ronroneo. Moví el dedo varias veces y pude sentir que la humedad comenzaba a formarse. Empujé un poco más y con el pulgar empecé a frotar la parte superior de su hendidura tratando de convencer a su clítoris de que saliera de su escondite. Se estremeció y dijo: "Oh, señor, eso se siente tan bien". "Todo lo que Billy hace es meter el dedo hasta que le duela y tengo que decirle que pare". Le dije que me alegraba que le gustara lo que estaba haciendo y le pregunté si Billy alguna vez había probado su coñito. Ella le dijo: "No, pero a él le gusta meterle los dedos en la boca y hacer que le chupe el jugo de los dedos".



        Le pedí que se quitara el vestido porque quería verla entera. Me recosté y le pedí que se subiera al sofá y se pusiera a horcajadas sobre mi cara. Con eso ella puso sus manos en la parte posterior del sofá y colocó su coño justo delante de mi cara. Coloqué mis manos a cada lado de sus caderas y la empujé hacia mí.



        Puse mi lengua justo en los bordes externos de sus labios hinchados y empecé a lamer lentamente hacia arriba y hacia abajo. Su humedad sabía salada al principio, pero pronto se convirtió en miel cuando empezó a empujarme la cara. Me lamí hasta la parte superior de su hendidura y me acurrucé en sus pliegues hasta que encontré su clítoris. Lo chupé y toda la carne que lo rodeaba en mi boca y lo chupé.

Trabajé mi lengua sobre su pequeña cabeza hasta que ella me agarró el pelo con ambas manos y empezó a girar en círculos.



       Ella dijo: "Por favor, no te detengas. Eso se siente sooooooo bien"! Los ruidos que empezó a hacer me dijeron que probablemente nunca había hecho esto con la mano y que con poco esfuerzo podía hacerla venir.



       Mi polla estaba de nuevo de pie y con toda la atención. Levanté la mano y encontré sus tetitas. Empecé a frotar y pellizcar sus pequeños pezones. Sus pechos eran muy pequeños, pero podía sentir la carne y la suavidad de lo que estaba por venir.



      Su cabeza colgaba hacia abajo, sus ojos estaban bien cerrados. Respirando con dificultad, movió la cabeza de un lado a otro. Con mi mano izquierda inserté mi dedo medio en su coño y lo mojé. Con mi otra mano puse mis dedos en la rajadura de su culo y encontré su esfínter. Mientras todavía chupaba y lamía su clítoris y coño, empecé a frotar su pequeño agujero del culo.



       Ella le dijo: "Maldito Señor, ¿qué estás haciendo? Eso se siente sooooo gooooood"!

¡"Me gusta eso"! "Oh, oh, oh, oh, ve más profundo, por favor..."! El jugo estaba fluyendo de su coño y ella tenía el culo apretado tan fuerte que tuve problemas para mantener mi dedo en el agujero del culo. Estaba goteando semen por toda mi verga y mis bolas, así que recogí un poco en mi dedo y se lo puse de nuevo en el culo. Con este deslizamiento pude empujar mi dedo hasta el segundo nudillo.



       Con mi lengua rizada para hacerlo lo más rígido posible me cogí a su pequeño coño. Le meneé el dedo en el culo y empecé un movimiento de entrada y salida. Ella sacudió su pequeño culo hacia atrás y luego hacia adelante trayendo su coño hacia mi cara. No podía tener suficiente. Los ruidos que hacía no paraban. Grita, gruñe y aspira aire para que respire.



       Sabía que en ese momento podría hacer lo que quisiera con ella. Puse mis manos detrás de sus rodillas y las metí dentro de mí. La bajé hasta que su coño tocó la parte superior de mi pene duro como una roca. Le pregunté: "¿Quieres que te folle, nena?"  "¿Quieres mi gran polla en tu vagina?" Sin dudarlo, empezó a mecerse de un lado a otro con su abertura separada por la punta de mi pene bien lubricado. Me agarré a mi polla y la tiré hacia adelante y hacia atrás. Sabía que estaba pensando mucho en cómo se sentiría esto.



      Ella estaba muy lejos para preocuparse por el dolor ahora y dejar que mi polla se deslizara en su pequeño y apretado coño. Se agachó hasta que mi polla conoció su himen. Se levantó y se bajó varias veces probando el dolor. Tomé la decisión por ella, le agarré las caderas y la bajé.



      ¡Mi polla se partió el himen y dio un grito! "¡Oh, Dios! Oh Dios! ¡¡Eso duele!!

Me clavó los dedos en los hombros. Me mordió el pecho, se levantó y volvió a golpear. No me importaba, todo lo que quería era meterme lo más profundo posible en este coño.

Me agarré a sus caderas y la levanté hacia arriba y hacia abajo con más fuerza aún.



     La agarré por el culo y empecé a tirar de ella hacia adelante y hacia atrás sobre mi polla. Arriba, abajo, atrás, adelante. Cualquier cosa que me hiciera sentir bien. Podía sentir la humedad corriendo por mis piernas y en mis pelotas. No podía ver, pero sabía que era jugo de coño, semen y sangre.



      Su placer pesaba más que su dolor y ella comenzó a rebotar implacablemente hacia arriba y hacia abajo. Se aferró a mí con una fuerza que yo no sabía que una chica joven podía tener. Sus chillidos y gruñidos se convirtieron en gemidos. Sabía que estaba a punto de tener su primer orgasmo. Sabía que estaba cerca, pero con todo el movimiento todo lo que podía hacer era disfrutar.



       Una vez más encontré su pequeño culo con mi dedo. Estaba seco y bien cerrado. La presioné con fuerza y me metí en ella hasta donde pude llegar. Ella jadeó, se puso de rodillas y se congeló. Puse mi otra mano en su hombro y la tiré hacia abajo. Eso fue todo lo que necesitó para que ella volviera a follar.



       Estaba empujando hacia arriba con mis caderas duras. Me conoció en la bajada y gruñó con fuerza. Le metí el dedo más fuerte en el culo. Sentí el semen subiendo de mis pelotas a través de mi pene. "¡¡¡¡¡Voy a correrte bebé!!!!!! I'mmmm gonnnnnnaaaaaa cum"!!!!!





       ¡¡Ella se me adelantó!!! Ella se hundió en mi polla y su coño en mí con tal fuerza que todo lo que podía hacer era empujar. Le disparé chorros calientes de semen. Una y otra vez podía sentir mi polla hacer erupción! Ambos gritábamos: "¡Ahhhhhhh! AHHHHHHH!!!!!!!! Ahhhhhhh!!!!!! OHHHHHH!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! OHHHHHHHHHHHHHHHHH!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! OHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHHH!!!!!!!!!!!!!!



        Se me echó encima. Nos tumbamos allí respirando con fuerza y tratamos de recuperar el aliento.

Empezó a llorar y a besarme en el pecho y en la cara. Ella dijo: "¡Oh, Dios mío! Eso fue genial, gracias"!!!!! Yo le dije: "No baby, gracias"! "¡Eso fue increíble!



        Le dije que mejor que se aseara antes de que su madre llegara a casa. Agarró su vestido y se dirigió al baño.



        Salté, me puse mi ropa y corrí hacia la puerta trasera. Silbaba para que viniera el perro. Vino saltando hacia la casa, corrí hacia el dormitorio. Vino a mí ladrando y gruñendo. Me alejé unos metros de la puerta y cuando él entró deslizándose, lo puse a un lado y corrí hacia la puerta. Cerré la puerta y corrí hacia la puerta principal.



       Corrí hacia la puerta, toqueteé con las llaves hasta que encontré la correcta y abrí la puerta. Corrí a mi camioneta, la metí en el bote e hice la conexión más rápida de mi vida!

Con la suciedad y el polvo volando, me largué de allí.



        Riendo y saltando en mi asiento, pensé que este era un gran día!

Entonces pensé, ¡¡Maldita sea!!! Nunca le di a esa niña su otro dólar..


 

SimplePortal 2.3.7 © 2008-2019, SimplePortal