xCuentos.com

Relatos Eróticos - Reales, de fantasía, sexo en grupo y mucho más! Disfruta leyéndonos!

Mi primer viaje de campamento (parte 2)

IsmaelSamper

  • Newbie
  • *
    • Mensajes: 3
    • Ver Perfil
en: Enero 14, 2020, 10:58:34 pm
Como muchas otras historias de esta naturaleza, esta es una completa obra de ficción. nada más. una historia soñada por mí en un momento dado. por favor tome como nada más, y con suerte, disfrútela.





Me desperté a la mañana siguiente, el sábado, aún con Tracy en mis brazos, y todavía desnuda. Estaba un poco confuso, ya que la noche anterior no sólo había tenido mi primera experiencia con algo sexual, sino que también había tenido mi primera experiencia con el alcohol. Los dos nos tumbamos allí por un rato mientras el sol empezaba a calentar la parte trasera de la corredora. Había un olor espeso, pegajoso y sudoroso en el aire en el área de nuestra cama improvisada debido a las actividades de la noche anterior. Mientras ambos nos despertábamos, nos acostábamos en los brazos y nos dábamos sonrisitas de niña, y nos reíamos un poco de lo que acababa de pasar anoche entre nosotros.



Sin embargo, nuestro poco tiempo de silencio juntos terminó abruptamente, cuando escuchamos a la prima de Tracy, Blaire, saliendo del remolque de su familia. Casi saltamos cuando nos dimos cuenta de que seguíamos tumbados allí desnudos, y si se acercaba al camión, ¡sería bastante obvio lo que estaba pasando! En una carrera de revueltas, que sin duda atrajo más atención a través del vehículo tembloroso y el ruido, cazamos nuestros pantalones y camisas y nos vestimos tan rápido como pudimos. Aunque en ese momento creí que Blaire no había notado nada, ahora pienso en ello preguntándome si podía ver algo a través de esos vidrios polarizados desde donde estaba. Si lo hizo, nunca dijo nada.



Tracy salió primero por la parte de atrás, seguida por mí, los dos nerviosos pero riéndonos de nuevo, esperando que nadie se diera cuenta de que el camión estaba temblando. Tracy tomó una decisión inteligente, dejando la parte trasera del 4 Runner abierta, para que se aireara, y agarró las dos latas de cerveza de la parte trasera rápidamente y las escondió en la bolsa de basura que estaba cerca en nuestro camino a las sillas donde Blaire estaba sentado.



"Buenos días chicas, ¿cómo se sienten Cindy? jeje" se rió al notar mi ligera resaca obvia de mi primera experiencia con la bebida.



"Estoy bien, sólo un poco borroso y todavía un poco cansado. ¿Qué hora es?" Le respondí.



"Cerca de las 7, creo", dijo Tracy. Me sorprendió, no creo que me hubiera despertado tan temprano un sábado en bastante tiempo, normalmente duermo hasta tarde los fines de semana. Supongo que podría ser considerado como estar sujeto al sol del desierto en la parte trasera del camión.



"Voy a ir a la tienda a desayunar y a ducharme, ¿quieres venir conmigo? deberías, no hueles tan bien jaja" dijo Blaire, obviamente burlándose del olor a sexo que emanaba de nosotros. Tracy y yo nos miramos y nos sonrojamos.... ¿sabía lo que estaba pasando? Ya tenía que hacerlo, pero aparte de la broma, no volvió a mencionarlo.



A pocos kilómetros de nuestro campamento, había una tienda que se duplicaba como restaurante y parada de caravanas. Tenía una estación de servicio, una estación de descarga, diferentes tipos de piezas para la venta para los diferentes vehículos todo terreno que frecuentaban la zona, y, en la parte trasera, un gran cuarto de baño/ducha, construido a partir de bloques de ceniza, que funcionaba con monedas.



"Cogeré mis cosas de la ducha, podemos compartirlas. Coge algo de ropa limpia y bajaremos en unos minutos. Tengo hambre y una ducha ayudará a aclarar esta resaca", nos dijo Blaire.



Tracy fue a su remolque con Blaire, y yo volví a la camioneta. Mi hermana aún no se había levantado, ni nadie había bebido en toda la noche, pero decidimos salir sin preguntar de todos modos. Probablemente estaríamos de vuelta antes de que se despertaran. Volví a la escena de mi crimen anoche, busqué en mi bolso y agarré ropa limpia, incluyendo algunas bragas nuevas.... ¡desde anoche, todavía no me había puesto ninguna! Aunque me pareció un poco sucio y divertido no usar ropa interior, pensé que era una buena idea volver a ponerme algo y sentirme un poco más normal por el momento.



Después de coger mis cosas, me acerqué al pequeño UTV en el que habíamos estado anoche con Blaire, y esperé a que salieran. Tracy salió primero y se me acercó.



Sin decir nada, se acercó a mí y me besó, ¡justo a plena luz del día! Me sorprendió, pero le devolví el beso, aunque sólo fuera por los 3 segundos que duró antes de que ella lo rompiera.



"Blaire aún está dentro buscando sus cosas. Quería hacerlo antes de que saliera", me dijo sonriéndome. Menos mal que no me besó más tiempo, porque sólo unos segundos después, Blaire salió con su bolsa de cosas. Ella saltó en su posición anterior habitual en el asiento del conductor, y Tracy y yo saltamos a nuestros mismos lugares como antes. Empezó a subir por el pequeño Rinoceronte, y nos fuimos por el sendero.



Era diferente conducir de día que de noche. Esta es mi primera vez en el desierto, definitivamente fue una experiencia verla a la luz del día mientras seguíamos el camino de bajada a la tienda a unas pocas millas de distancia. No fue un fin de semana muy ocupado, sólo vimos a un pequeño grupo de niños cabalgando en sus cuadriciclos de camino a la tienda. Cruzamos la carretera, entramos en el aparcamiento, y después de salir del Rhino y agarrar nuestras cosas, saltamos.



"¿Quieren ducharse primero? Prefiero asearme antes de entrar en el restaurante con esa pinta tan desagradable", dijo Blaire.



Tracy y yo asentimos con la cabeza y la seguimos hasta detrás del edificio principal, donde se encontraba el edificio de bloques de cemento que eran las duchas de monedas. Entramos, no era el tipo de ducha más bonito que había visto, básicamente un edificio de bloques de cemento con pisos de concreto, algunos bancos y varios puestos para las duchas, separados por, usted lo adivinó, más paredes de bloques de cemento y algunas puertas simples. Me alegré de que fuéramos los únicos que estábamos allí, todavía era un poco tímida con todo esto de las duchas públicas, incluso después de mis payasadas de la noche anterior con Tracy.



"Oye Cindy, ¿puedes comprobar cuánto cuestan las duchas? Acabo de darme cuenta de que no he traído mucho cambio y quiero asegurarme de que tenemos suficiente", dijo Blaire.



"Um, parece $1.25 por 5 minutos, y luego otros 25 centavos por cada minuto adicional" contesté.



"Mierda... Sólo traje $3, eso no es suficiente para que todos tengamos una ducha decente..." dijo Blaire. Mi primer pensamiento fue sólo decir "Bueno, Tracy y yo podríamos compartir una ducha", pero sabía que eso sonaría un poco raro. Así que esperé a que Blaire o Tracy encontraran una solución.



"Bueno, supongo que todos podríamos compartir uno, todas somos chicas aquí", dijo Blaire. Ahora, una parte de mí estaba muy entusiasmada con esta idea, ducharme con Tracy como yo quería, pero también con Blaire, era muy bonita y verla desnuda sería emocionante. Pero, otra parte de mí estaba un poco nerviosa, estando desnuda frente a Blaire, probablemente se daría cuenta de que con mi pecho casi inexistente, y ahora a la luz, claramente sin vello púbico, y NO por afeitarme como Tracy me había cubierto antes diciendo, que definitivamente era un poco más joven de lo que me había estado poniendo para ser.



"Sí, supongo que eso estaría bien. No me importa", dijo Tracy mientras me miraba, y sonrió. "¿Estás de acuerdo con eso Cindy?"



"Sí, no es gran cosa", dije, un poco tímidamente. Con eso, Blaire agarró sus cosas de la ducha que estaríamos compartiendo, y todos nos metimos en la ducha. Blaire, sin mostrar ningún indicio de timidez, fue la primera en empezar a desnudarse, mientras que Tracy y yo fuimos un poco más lentos y un poco más reservados mientras nos quitábamos la ropa. En sólo unos segundos, todos estábamos desnudos, colgando nuestra ropa sobre la puerta junto a las toallas que trajimos. Blaire puso el dinero en la caja de control y encendió la ducha. Ella puso todo el dinero a la vez, para darnos el mayor tiempo posible, 12 minutos completos. La ducha se encendió, y nos golpearon de golpe con agua fría. Los tres saltamos y chillamos el grito típico de una niña de 11, 13 y 14 años. El agua se calentó en unos segundos, y seguimos intentando compartir el agua entre los tres. No fue una tarea fácil tratar de compartir la ducha entre nosotros, nos chocábamos constantemente y nos frotábamos unos contra otros. Tracy y yo tratamos de mantenernos el uno al otro, ya que obviamente nos sentíamos cómodos con eso. Cada vez que Blaire se metía bajo el agua y miraba para otro lado, ella y yo intercambiábamos culos y tetas, tratando de no reírse ni levantar sospechas, pero nos divertíamos un poco mientras estábamos desnudos. Aunque nos hicimos estas acciones rápidas el uno al otro, no nos dimos cuenta de que Blaire se había dado cuenta varias veces. Entonces, justo cuando había estado tratando de meterle un dedo en el culito a Tracy y ella estaba retorciéndose tratando de detenerme y quedarse callada.... Blaire se giró y nos miró directamente.



Tracy y yo nos quedamos ahí parados un poco atónitos por haber sido atrapados.... Ni siquiera tomé mi mano de entre sus nalgas, cuando Blaire se acercó a mí, y rápidamente puso su mano detrás de mi cabeza y tiró de mi cara hacia la de ella, besándome. Ahora estaba realmente conmocionado. No sabía qué hacer, besarla. ¡Tracy estaba justo ahí! Para mi sorpresa, sentí otra mano sobre mí, la de Tracy. Su mano izquierda me dio la vuelta y empezó a frotarme el culo, mientras que su mano derecha estaba por todas partes sobre su primo. Ahora, yo sabía que habían hecho cosas juntos antes, pero esto no lo esperaba. Sin embargo, después de unos segundos, sucumbí y empecé a besar a Blaire con la misma pasión con la que había besado a Cindy unas horas antes. Mi mano, todavía en el culo de Tracy, reanudó su misión anterior de intentar meterle un dedo por el culo. Mi otra mano, sin embargo, se había trasladado a un nuevo territorio. Una cosa que era la clara diferencia entre los gustos de Tracy y yo, y el de su prima mayor.... era que Blaire tenía tetas. No es enorme de ninguna manera, pero mucho más grande que las protuberancias de los mosquitos en nuestros pechos. Ahí es donde mi mano izquierda comenzó a explorar mientras besaba a Blaire, con Tracy besando el cuello de su primo, y moviéndose hacia su pecho. Tracy comenzó a chupar el seno izquierdo de Blaire, mientras yo estaba apretando y amasando el derecho con mi mano.



Mi mano derecha, sin embargo, era ahora mucho más exitosa en su viaje por el trasero de Tracy. Mi dedo estaba ahora lo más lejos que podía meterle por el culo, y empecé a meterlo y sacarlo lentamente, lo que resultó en un pequeño gemido en las tetas de Blaire por parte de Tracy.



El beso se rompió entre Blaire y yo, ella me miró fijamente a los ojos, movió su mano de la parte posterior de mi cabeza, y la colocó entre mis piernas. Emití un pequeño gemido, y quitando mi mano de su teta derecha, la reemplacé con mi boca, moviendo mi mano izquierda alrededor de ella hacia su trasero. No sé por qué ya me había convertido en una chica de culo, pero por mucho que me empezara a gustar el coño, estaba aún más fascinado con el culo.



Ahora nuestras caras apretujadas, y nuestras dos manos tocando el culo de Blaire, Tracy y yo estábamos atacando las tetas de Blaire con nuestros labios y dientes de lengua. Mi dedo en el pequeño y apretado agujero de Tracy se movía más rápido, y la mano de Blaire en mi coño se estaba volviendo mucho más agresiva. Sus dedos, no mucho más grandes que los míos, iban furiosamente de un lado a otro en mi pequeña hendidura, en un intento muy exitoso de estimular mi clítoris de 11 años de edad.



En un audaz intento por parte de mi normalmente tímido y tranquilo yo, comencé a aumentar el nivel de estimulación que mi mano izquierda estaba teniendo en el trasero de Blaire. En un movimiento rápido, mi mano se deslizó justo entre sus resbaladizas y jabonosas mejillas de culo, y mi dedo corazón golpeó justo en el blanco dentro de su culo. Blaire saltó un poco pero no intentó detenerme. ¡Supongo que ella y su primo estaban en la categoría de culo conmigo! Ahora, con ambas manos trabajando en el mismo trabajo de tocar el culo, todos estábamos en un estado muy alto de gran exasperación respiratoria. En poco tiempo, estaba cerca del orgasmo de la mano de Blaire en mi pequeño montículo, y estaba casi listo para morderle el pezón. Por supuesto que no, pero me di cuenta por el hecho de que empezaba a quejarse de que yo estaba teniendo un gran efecto en ella. Con mi propio orgasmo comenzando a llegar, mis dedos en los culos de estos primos estaban a todo vapor. Tracy dejó de chupar la teta de su primo, y ahora estaba enfocando todos sus esfuerzos en su propio coño con su mano, mientras apoyaba su cara en mi hombro. Todos nosotros nos estábamos perdiendo en el placer, es algo muy afortunado mirar hacia atrás ahora que nadie más entró en esa ducha, obviamente habríamos sido sorprendidos en el acto!



Aunque ya habíamos pasado el orgasmo, todavía nos aferramos todos juntos mientras nos apoyábamos contra la pared de bloques de cemento húmedo y áspero que aún estaba bajo la ducha. Todos pasamos pequeños besos entre nosotros durante un minuto, cuando finalmente miré el cronómetro y vi que sólo nos quedaban unos 30 segundos de agua.



"¡Mierda!", dije, "las duchas casi se nos acaban, mejor nos damos prisa".



Con eso, todos recuperamos rápidamente la cordura, terminando las pequeñas tareas de ducha que aún no habíamos realizado, a saber, ponernos acondicionador en el cabello, ya que Blaire nos había atrapado a mí y a Tracy mientras nos enjuagábamos el cabello con champú.



Terminamos la ducha en sólo unos segundos antes de que se acabara el tiempo de la ducha, y la apagamos. Todos agarramos nuestras toallas y compartimos sonrisas, un poco avergonzados pero muy emocionados por el trío que acabamos de disfrutar juntos. Por muy divertido que fuera, todos necesitábamos más, pero teníamos que esperar. Salimos de la cabina de ducha y nos mudamos al área de cambio donde nos pusimos la ropa y nos peinamos juntos. Finalmente terminamos, nos pusimos las sandalias y agarramos las maletas, salimos por el frente del edificio de duchas, y caminamos alrededor del otro edificio hacia el frente, entrando al restaurante.



Nos sentamos en una mesa en la esquina, sólo 3 de 7 clientes en total en ese momento. Una camarera se acercó a nosotros en breve, y pedimos nuestra comida y bebida.



"Blaire, que compartió una sonrisa con nosotros mientras nos mirábamos unos a otros por un momento antes de estallar en una risita grupal de preadolescentes, preguntó: "Soooo, eso fue divertido, ¿verdad? Debajo de la mesa, Tracy puso su mano sobre mi pierna, fuera de la vista de cualquiera que pudiera ver, por supuesto, y estaba acariciando ligeramente mis piernas desnudas.



"Bueno, supongo que esto cambia nuestro fin de semana, sólo espero que no nos dejemos llevar en algún momento y nos dejemos atrapar", continuó Blaire. "Pero tenemos que hacer esto más este fin de semana. Sin embargo, deberíamos intentar no hacer ruido hoy, hasta que esta noche podamos hacer otro viaje por el Rinoceronte en la oscuridad. Conozco un lugar arenoso a una milla del campamento en el que nadie nos molestará".



"Suena bien" dijo Tracy "Sé que probablemente ya lo sabes, pero Cindy y yo ya nos divertíamos anoche, hay algunas cosas que hicimos que TIENES que ver con nosotros".



"Oh, ¿en serio? Cindy, no eres la chica tímida que creí que eras. Pero sí, sabía que algo estaba pasando anoche cuando te fuiste tan lejos anoche. No creí que fuera a ser más que besuquearme, no tenía ni idea de que ustedes dos fueran tan putitas", dijo Blaire mirándonos a las dos. "Y Cindy, sé que estás tratando de actuar más viejo y más maduro, pero mis padres ya me dijeron que ibas a salir y he sabido todo el tiempo que sólo tienes 11 años. Está bien. Está bien. Cuando tenía 10 años estaba viniendo aquí, y había una chica de 14 años con la que acampábamos. De hecho, me excita un poco".



"No quería que pensaran que era un niño cojo y me trataran diferente. Nunca he estado aquí antes y sabía que mi hermana terminaría emborrachándose con un tipo y me ignoraría la mayor parte del fin de semana". Le contesté.



Recibimos nuestra comida unos minutos después de eso, comimos y luego volvimos al campamento. El resto del día fue muy divertido, pero mucho más relajado. Alguien tenía algunos quads que tenían demasiada resaca para cabalgar mucho, y dejamos que Tracy y yo los cabalgaramos un poco. Durante la mayor parte del día, pasamos un buen rato siendo chicas jóvenes, montando las bicicletas, riendo, bronceándonos bajo el cálido sol del desierto. Conocí a algunas amigas más de mis hermanas, la mayoría de ellas tenían su edad o unos años más. El tipo que conoció era bastante guay, pero me trató como si fuera más una hija para ella y no una hermana menor. Así que no hablé mucho con él. Estaba claro durante todo el día, sin embargo, que todo el mundo se llevaba bien y ciertamente no sería la última vez que yo saldría a la luz. También me enteré de algo que pensé que debería haber preguntado mucho antes, me enteré de que Tracy y Blaire vivían en la misma ciudad que yo, sólo que fueron a escuelas diferentes. Mi hermana y sus padres incluso estuvieron de acuerdo en que como parecíamos estar haciendo tan buenos amigos, nos llevarían a pasar el rato juntos de vez en cuando. ¡Anotación!



Por mucho que me había divertido con Blaire, era realmente Tracy por la que estaba empezando a sentirme como una novia. Incluso mientras ambos estábamos chupando las tetas de sus primos esa mañana, yo ya estaba un poco celoso sabiendo de todas las veces antes de que Blaire se había puesto a hacer el tonto con Tracy. Pero, dejando de lado los celos, todavía estaba muy ansioso por que se pusiera el sol, y por otra noche de esconder las luces de Coors de mi hermana y sus amigos, y otro paseo en el Rinoceronte a ese bonito lugar de arena del que Blaire había hablado antes.



Después de horas de esperar pacientemente, el sol se puso, por supuesto, y con eso, como era de esperar, los habitantes del campamento estaban en camino de beber tontamente. Blaire y Tracy, mientras tanto, estaban ocupados hábilmente tomando una o dos cervezas a la vez y escondiéndolas en el Rinoceronte para nuestro viaje que estaba a punto de tener lugar. Ahora era obvio que tenían que hacer esto a menudo en los viajes por el desierto, parecía que ya eran expertos en ello. Alrededor de las 8, todos decidimos que ya era hora. Blaire, siendo la mayor, por supuesto, preguntó si estaba bien que saliéramos de nuevo a dar un paseo, al cual, como se predijo, estuvieron de acuerdo, probablemente sintiéndose un poco entusiasmados incluso de que pudieran afinar la conversación con temas más adultos sin preocuparse de que nuestros jóvenes oídos oyeran por casualidad. Si tan sólo supieran!



Así que nos fuimos. Por el camino que parecía que Blaire conocía muy bien. Ella conducía con un obvio entusiasmo extra, conduciendo probablemente el doble de rápido que la noche anterior, obviamente ansiosa por llegar allí y conseguir la satisfacción de nuestro ya humedecido coño. Mientras conducíamos, lanzamos la precaución al viento, ya que los tres ya estábamos al menos a mitad de camino de nuestra primera cerveza, de la cual trajimos suficiente para que cada uno pudiéramos tomarnos unas cuantas. Todos terminamos antes de que llegáramos al lugar, Tracy y yo bebiendo tanto como pudimos por el tipo de diversión que sabíamos que ambos disfrutábamos, con la esperanza de que Blaire pudiera disfrutar de esa clase de diversión con nosotros.



Finalmente llegamos al lugar. Era arena perfecta, plana y suave, acantilados a nuestro alrededor, con sólo este pequeño ramal de un sendero que conducía hacia adentro, estacionamos el vehículo para que también actuara como un bloqueador de nuestras actividades, sólo en la pequeña posibilidad de que alguien más hiciera su camino hacia abajo de este sendero, necesitábamos algo de cobertura.



Saltamos con entusiasmo, y no perdimos tiempo, Tracy y yo ya teníamos la garganta profunda en la lengua del otro, nuestras manos moviéndose sobre los cuerpos del otro con un entusiasmo que aún no habíamos mostrado, obviamente ambos estábamos muy ansiosos por salir el uno del otro después de esperar todo el día. Sus manos no tardaron en desabrocharme los calzoncillos y arrancármelos, así como mis bragas, en un rápido movimiento. Me salí de ellos sin siquiera mirar hacia abajo, y estaba trabajando en subirle la camisa mientras ella se desabrochaba sus propios shorts. En sólo un minuto, ella y yo ya estábamos completamente desnudos, dándole a Blaire una muestra de cómo nos chupábamos la cara y nos acostábamos con las manos.



Blaire mientras tanto, había abierto otra cerveza, y mientras sostenía su cerveza en una mano, tenía otra en sus pantalones mientras nos veía a los dos ponernos a ello.



"Oh, Dios, eso es tan caliente", dijo: "Ojalá los hubiera seguido anoche, no tenía ni idea de lo que me estaba perdiendo".



Seguimos besándonos, sonriéndole a Blaire por un minuto antes de que Tracy tomara la iniciativa, y se puso de rodillas en la arena suave, poniendo su cara entre mis piernas mientras yo me apoyaba en el Rinoceronte y miraba a Blaire, cuya mano estaba muy ocupada en sus pantalones.



"Tracy salió de entre mis piernas por un segundo y dijo: "Ni siquiera has visto la mitad, Cindy, muéstrale a Blaire lo que hicimos anoche".



Yo sólo estaba confundido por un segundo antes de darme cuenta de por qué tenía la boca abierta a unos centímetros de mi coño.... ella quería que me meara en su boca otra vez. El agua que había golpeado antes, junto con la cerveza que había golpeado en el camino, definitivamente me ayudó aquí, y en sólo unos pocos segundos empecé a orinar a toda máquina. Solté un gemido cuando empecé a ir, y miré a Blaire, que tenía una expresión de asombro ante lo que estábamos haciendo, pero cuya mano aún estaba muy ocupada trabajando sobre sí misma.



"¡Oh, Dios mío, os bebéis el pis de los demás! ¡Qué calor!", exclamó ella. "¡Quiero intentarlo!"



Tomando un trago, dejé de orinar en medio del arroyo para asegurarme de que tenía lo suficiente para que Blaire lo intentara, mientras que Tracy, con la boca aún abierta y ligeramente desbordada por mi orina, cerró la boca y se tragó mi orina de un solo trago, y luego se limpió mi pequeña raja sin pelo con su tounge por un minuto, antes de mudarse para que Blaire ocupara su lugar.



Blaire, que estaba ocupada quitándose la ropa, dudó por un minuto pero se arrodilló nerviosa, puso su boca contra mi coño y cerró los ojos. Dejé que el flujo continuara en un torrente en su boca, sin dejar que se acostumbrara. Tosió un poco por un segundo, orinándose en sus tetas, su cara y mis muslos, a los que Tracy y yo nos reímos un poco, pero siguió adelante y empezó a tragar. Tracy se levantó mientras yo estaba orinando en la boca de su primo, y comenzó a besarme y a frotar mis pequeños bultos en mi pecho. Pude saborear mi propio pis en su lengua, que, como era de esperar, en realidad sabía a cerveza. Mientras Blaire seguía bebiendo, levantó las manos detrás de mí y empezó a apretarme las mejillas del culo. Terminé de orinar, pero ella continuó su asalto oral a mi coño mientras me besaba más con Tracy. Ahora inclinada hacia adelante sobre sus rodillas, su trasero estaba levantado en el aire cuando Tracy rompió el beso entre nosotros, y se movió detrás de su prima, poniéndose de rodillas. Me sonrió un poco, y yo le devolví la sonrisa, antes de abrir las mejillas del culo de su primo lo más que pudo, y se metió la lengua por el culo.



Sentí que el intento de gemir venía de la boca de Blaire a mi coño, que en realidad era muy agradable. Obviamente se sorprendió bastante con la acción, pero obviamente le gustó. Sintiéndome un poco atrevido, puse mis manos a los lados de su cabeza mientras ella me comía.



Después de unos minutos de esto, decidí que era mi turno de tener algo de acción en el culo. Le aparté la cabeza de mi coño momentáneamente, y me di la vuelta, abriendo las mejillas de mi culo para ella. Sus manos se pusieron encima de las mías, y obviamente se le ocurrió la idea.



"Ustedes están tan sucias que me encanta", dijo Blaire antes de clavarme la lengua en el culo.



Emití un gemido muy fuerte, algo que había querido hacer en los últimos dos días, pero que aún no había tenido la oportunidad de hacer. Ella continuó lamiéndome el culo durante varios minutos, algo que había estado esperando todo el día. Su primo, mientras tanto, había subido la apuesta, y había añadido un dedo en el coño de Blaire a su tounging anal. Pero, después de unos minutos, obviamente era hora de cambiarlo.



"¿Ponerme algo en el culo, Blaire?" Dije, me siento muy excitado al hablar sucio. Sin responder, se metió los dedos en la boca por un segundo, mojándolos mucho, y luego empujó su dedo puntero contra mi trasero, y su dedo corazón contra mi coño. Siendo siempre tan gentil, lentamente empujó sus pequeños dedos hacia arriba, retorciéndose más y más hasta que tocó fondo con su dedo tan profundo como lo haría. Respiraba tan fuerte que realmente necesitaba bajarme. Poco a poco se metió en el movimiento de meter y sacar mis agujeros. Después de sólo un minuto, mis pequeños y apretados agujeros se aflojaron lo suficiente como para permitir más movimiento y más velocidad. Ahora sí que empecé a calentarme. Estaba a sólo unos centímetros del cuarto orgasmo de mi vida, y definitivamente estaba construyéndose para ser el más grande hasta ahora, sin duda por la doble penetración y el sabor de mi propio pis todavía en mis labios. Sólo unos segundos después, llegué.



"¡Oh Dios Blaire, no pares, no pares, no pares!" grité: "¡Jode mi culo más fuerte!". Estaba asombrado de mis propias palabras, nunca siendo uno de los que hablan muy sucio, un nuevo lado de mí se estaba desarrollando claramente. Todo lo que quería ser era una pequeña puta lesbiana. Para ser lamido, penetrado, meado, y devolver el favor tanto como pueda.



Estaba completamente débil, apenas podía pararme, y caí a la arena con las otras dos chicas. Tracy seguía trabajando con su primo hasta su propio orgasmo. Cuando mis sentidos regresaron, llevé mi cara a la de Blaire y empecé a besarla, a ahuecar un pecho con una mano, y a pellizcarlo y retorcerle el pezón. Fue sólo unos segundos después de eso, cuando llegó Blaire, empapando la mano de Tracy con su semen, que Tracy trajo a su propia boca y limpió con entusiasmo.



Seguí besando a Blaire durante un minuto más mientras se recuperaba, pero era el turno de Tracy de bajarse. Miré su precioso cuerpo desnudo de 13 años, mientras ella se levantaba y se movía hacia mí sabiendo exactamente lo que quería que hiciera. Rompí mi beso de Blaire, pero no me moví lejos. Abrí mi boca, y la puse a sólo una pulgada de su pequeño coño calvo. Sin decir una palabra, supe lo que se avecinaba, y ella empezó a orinar en mi boca como yo le había hecho hace sólo unos minutos. Blaire miró mis acciones, con ojos de pura lujuria de 14 años que no podía ser malinterpretada como otra cosa. Para darle un poco más de espectáculo, tiré de mi cabeza unos centímetros hacia atrás, dejando que hubiera una larga corriente entre su coño y mi boca. Tracy vio que mi boca se llenaba más rápido de lo que podía tragar, y detuvo su chorro. Pero para su sorpresa, no me lo tragué. Con la boca llena de orina, le volví la cara a Blaire, la agarré detrás de la cabeza y la puse frente a la mía. No se sorprendió en absoluto, sólo puedo adivinar que ella estaba pensando lo mismo que yo todo el tiempo. Nuestras bocas se encontraron, y tan pronto como su boca se abrió dejé que todo entrara en su boca, para que ella pudiera compartir la orina de sus primos menores. Nos besamos por unos segundos pasando la meada entre nosotros, cuando Blaire rompió y cambió de lugar conmigo por el coño de Tracy. Tracy no se tomó el tiempo de continuar orinando en la boca de Blaire, quien literalmente le estaba chupando el pis al coño a Tracy. Mientras esto continuaba, me levanté y me moví detrás de Tracy, para poder llegar a su lindo culito. Mientras todavía orinaba en la boca de su primo, ella consiguió lo que yo quería, y levantó una de sus piernas y la colocó en el neumático del Rinoceronte. Estaba un poco apretado entre sus piernas, así que Blaire retrocedió un poco, dejando que el arroyo salpicara en su boca unos centímetros hacia atrás, dándome mucho espacio para moverme con toda la fuerza de su culo. Mi lengua, en segundos, estaba en su pequeño y ansioso culo. Ella, como yo, había pasado las últimas dos sesiones con sus gritos de placer, pero ya no. Ella hizo lo que casi parecía un esfuerzo extra para hacer más ruido con sus gemidos.



"Oh si Cindy, mete tu lengua en mi culo. mmmmm. jode mi culo con tu lengua, pequeña puta de 11 años" gritó Tracy.



Las palabras sucias y que me llamen puta sólo me animaron a trabajar más duro en su trasero. Estaba ocupado chupando y lamiendo mientras Tracy terminaba de mear. Blaire, con la boca llena de orina, se levantó y comenzó a besarse con su prima, tal como ella y yo lo hicimos hace sólo un minuto, intercambiando la orina de un lado a otro entre sus bocas. Mientras se besaba, bajó la mano y comenzó a trabajar en darle a Tracy su turno en el club del orgasmo para esta noche. En poco tiempo, su dedo tuvo a Tracy gimiendo en la boca de Blaire, y flexionando su pequeño anillo anal en mi lengua. Sólo un minuto después de su digitación, Tracy ya estaba al borde, y realmente comenzó a apretarme la lengua con el culo, y a jalar la cara de sus primos contra la suya, saboreando todavía su propia orina en la boca de sus primos. Sin embargo, fue demasiado para Tracy y rápidamente comenzó su orgasmo, gimiendo en la boca de su primo.



Cuando terminó, todos nos apoyamos en el rinoceronte, aún tambaleándonos por las acciones que acabábamos de realizar entre nosotros. Tuvimos un abrazo ligero entre nosotros mientras nos recuperábamos, Tracy en medio de Blaire y yo.



Nos quedamos allí durante varios minutos, sin querer volver al campamento y reanudar nuestro secreto de que teníamos que mantenernos al día con todos los demás. Bebimos otra cerveza cada uno, disfrutando de estar desnudos bajo la luna llena en la suave arena del desierto con el aire caliente soplando sobre nosotros, antes de que finalmente nos pongamos la ropa de nuevo, y la lentitud hizo nuestro camino de regreso al campamento.



Próximamente la tercera parte.


 

SimplePortal 2.3.7 © 2008-2020, SimplePortal