xCuentos.com

Relatos Eróticos - Reales, de fantasía, sexo en grupo y mucho más! Disfruta leyéndonos!

Bien usado

jubilantly

  • Newbie
  • *
    • Mensajes: 33
    • Ver Perfil
en: Junio 12, 2019, 09:11:28 pm
Ella fue bien usada. Arrodillarse, cum goteando de su coño, los muslos cubiertos con su propio semen y su mezcla, su culo resbala con lubricante y todavía con la boca abierta de un puto duro. Ella fue bien utilizada por él, pero, desde luego, no lo hizo. Como ella tembló otra réplica de temblor aplastado más cum para gotear por sus piernas.



Él también estaba muy mojado. Ella era una chica tan buena que ha salpicado sobre él una y otra vez mientras él se la cogía, la señalaba, la lamía, se burlaba de ella. Ella había perdido la noción del tiempo y el espacio, todo lo que sabía era que él la hacía correr y correr hasta que ella ni siquiera sabía su propio nombre. Pero él le decía cómo se llamaba. Siempre lo hizo.



Ella era su preciosa putita de semen.



A cuatro patas, las piernas separadas y esposadas a las barras de esparcidor para que no pudiera cerrarlas. Las manos esposadas delante de ella para que se viera obligada a permanecer con el culo en alto en el aire para que él se divirtiera. Esperó sin aliento el siguiente placer de ella.



Sus palabras resonaban en su cabeza una y otra vez. Su preciosa putita de semen...su...su...su...todo lo suyo. Ella era suya. Lo ha estado desde la primera vez que hablaron. Lo había sido desde antes de que ella lo sintiera. Ella fue hecha para él, para sus placeres.



Cuando habló con ella, su voz penetró en ella. La violó. Le abría la mente y él le ponía su voz y ella estaba a su merced. Ella era de él, mente, cuerpo y alma. No quería que fuera de otra manera.



Así que mientras se arrodillaba allí, con el semen goteando de su coño mojado, estaba tan feliz. La humedad que sentía goteando por sus piernas era una recompensa, su semen, su semen que él le había llenado. Se lo había ganado.



Le había dado por el culo esta noche, la primera vez que ella había experimentado una polla en el culo. Había sido gentil y, sin embargo, duro con ella. Ella había sido como una virgen para él, su culo apretado cediendo a la cabeza de su polla lenta y dolorosamente hasta que finalmente él estaba en ella y no había vuelta atrás.



Podía sentir como se le abría el culo y sentía un extraño orgullo. Ella le había dado todo de su cuerpo como hace mucho tiempo le había dado todo de su alma. Había reclamado la última pulgada de su carne sin usar.



Ahora ella lo escuchó caminando detrás de ella. Podía oír cada paso con tanta claridad, con tanta fuerza. Juró que podía sentirlo vibrar a través de ella. Su mente corría, ella soñaba con las cosas decadentes que él le haría a ella a continuación. ¿Cómo la usaría después?



Ella había chupado su polla ansiosamente, había sido follada, tocada, había corrido por él una y otra vez, había cedido su trasero a él. ¿Qué quedaba? Su pelo estaba mojado de sudor y semen, su media de red desgarrada y desgarrada en jirones cuando se la llevó. Su maquillaje se estropeó por las lágrimas que lloró cuando los orgasmos se volvieron tan intensos que no pudo evitar llorar por él. Incluso entonces, había encontrado una nueva forma de llevarla, había besado las lágrimas, las había bebido de sus mejillas. Incluso había tomado sus lágrimas por las suyas.



Su semen estaba en su pelo, en su coño, en su culo, en su piel. Ella podía oler sólo su sexo, su semen y el de ella mezclados. Llenaron el aire. Ella tembló como otro después de que el choque pasó a través de ella, cum rociado fuera de ella por sus piernas de nuevo. El piso debajo de ella estaba lleno de su sexo.



Ella sintió sus manos en sus caderas y luchó contra el impulso de empujar a su alcance, de lanzarse a sus brazos. En lo único que podía pensar era en querer tener contacto con él, sentirlo contra ella. En vez de eso, ella tembló al tocarle y esperó, esperó, y silenciosamente le suplicó más.



Su pelo cayó sobre su piel y ella gimió un poco. Se sentía tan bien....como mil besos en su carne desnuda. Y luego sus brazos la abrazaron y la levantaron suavemente. Ella frotó su cabeza contra el pecho de su gato como si la hubiera levantado y comenzó a voltearla. La sensación de su carne hizo que su cuerpo reaccionara con fuerza, su coño ya empapado comenzó a gotear humedad. Ella quería más, siempre quiso más de él.



Él la enrolló suavemente en el charco de semen debajo de ella. La sensación del semen por toda su espalda la llevó al borde de un orgasmo. Ella no podía dejar de correr con él. La sensación de la semen aplastando debajo de ella, su culo deslizándose en ella, su piel cubierta una capa de humedad....ella gimió y chorreó más semen de su coño dolorido.



Empujando sus piernas hacia arriba con la barra de esparcidor, él entró en ella con sus dedos, cogiendo su coño incluso mientras ella chorreaba. Su semen los salpicó a ambos, cubriéndolos con sexo kore. El pensamiento de todo lo que semen la mantuvo gimiendo hasta que se convirtió en un grito. Él sólo seguía jugando con ella, sus manos abofeteando sus labios afeitados mientras se la cogía con el dedo fuerte y rápido. El semen estaba en todas partes.... no podía dejar de chorrear.



Estaba perdiendo la noción de arriba y abajo. de cualquier sentido de dirección o realidad. Estaba flotando en un mar de semen y siendo lavada por él. Todo su cuerpo estaba cubierto y ella estaba disparando más y más. Ya ni siquiera podía gritar. Todo lo que ella podía hacer era gritar en silencio mientras él la mantenía en marcha.



Su voz, tan cerca del oído de ella.... o tal vez muy lejos. No importaba... su voz. Le hablaba, la llamaba por su nombre. Le estaba contando cosas, cosas malvadas y desagradables que la hacían querer ser tan mala para él.



Su nombre... una y otra vez. Mi preciosa putita de semen. Oh sí....ella era...su preciosa putita de semen. Más y más cum. Ella era una buena puta de semen para él. Ella lloró, lágrimas cayendo por su cara..... o tal vez era semen por toda su cara goteando. No importaba....la besó y la limpió.



Más semen por todas partes. Ella no podía parar, él no la dejaba. Preciosa putita de semen... eso era lo que era. Era tan hermosa siendo así. Tan perfecto para él. Ella era suya. Eso era todo lo que importaba. Preciosa pequeña cu......



La oscuridad la envolvió mientras perdía el conocimiento. Sin embargo, las palabras se le quedaron grabadas. Preciosa putita de semen. Ella era perfecta. Él la hizo perfecta. Eso era todo lo que importaba mientras flotaba libre en un mar de semen.


 

SimplePortal 2.3.7 © 2008-2019, SimplePortal